Sep 1, 2016

Me caí de un camello

Me (3)

Sí, así como lo lees, me caí de un camello y no, no estaba en el medio oriente ni en ningún destino exótico donde estos animales se ven con frecuencia; estaba en la comodidad de mi hogar en mi mat de yoga, haciendo una secuencia que incluye la posición del camello.

¿Qué pasó en ese aciago momento que me tiene con la espalda adolorida desde hace unos días? Perdí la concentración; por un segundo me distraje de lo que estaba haciendo, la mano se me deslizó del pie y pum al piso (suena más gracioso de lo que fue).

Y ¿para qué les cuento hoy que me caí del camello?, bueno para que vean la importancia de mantener el foco en todo lo que hacemos, la mayor parte del tiempo estamos en automático, a veces tanto que manejamos y no recordamos trayectos del camino, porque es un camino conocido que hacemos todos los días y de alguna manera como que “lo damos por visto”.  Estamos trabajando y llega un mensaje de whatsapp (que seguro es menos importante que lo que tenemos que terminar) y pum agarramos el teléfono para verlo. En fin, pasa una mosca y es el vuelo más importante del día, cualquier cosa es válida para distraerte cuando estás disperso.

Y ¿cómo crees que afecta esa dispersión a tu productividad y al alcance de tus metas? Te pregunto ¿cómo sería tu vida si le dieras el foco necesario a tus proyectos? Muchas cosas compiten por nuestra atención y solo nosotros podemos poner las pautas de qué es lo que en realidad la amerita, en inglés lo llaman “laser focus”; poner todos tus esfuerzos de manera absoluta en eso que quieres lograr sin dispersar tu energía en cosas que no generan valor y que no están destinadas a alcanzar la meta. Esta forma de hacer las cosas va en contra del dicho “Si el plan A falla, el abecedario todavía tiene 26 letras más”, pues cuando piensas que tienes 27 posibles planes, es bastante probable que no le dediques el foco suficiente a ninguno.

Siempre les digo que el foco y la disciplina son de vital importancia para alcanzar aquello que se propongan. Pero ¿qué tan enfocado estás en lo que quieres? En realidad, para comenzar ¿sabes lo que quieres? Si no sabes lo que quieres no puedes enfocar esfuerzos y sin foco laser no hay resultados.

Te dejo algunas maneras de mantener el foco:

  • Ten tu objetivo bien identificado y tu plan estructurado.
  • No decaigas frente a la adversidad. Es probable que encuentres obstáculos en el camino, sortéalos y sigue con tu meta en la mente.
  • Mantén tu sistema de creencias alineado con tu meta. No puedes estar trabajando por algo que quieres y por el otro lado pensando que no lo vas a conseguir.
  • Haz que tus acciones sean coherentes con el resultado final. Es factible que de vez en cuando te desvíes, pero vuelve lo más pronto posible al camino que te va a llevar a la consecución de tu meta.
  • Ten puntos de control para revisar avances y ajustar lo que sea necesario, siempre con la meta final clara.
  • Presta tu atención indivisa a lo que estás haciendo (para que no te caigas del camello).
  • Recuerda que todo lo que vale la pena tener requiere de tu parte atención y esfuerzo.
  • Pon un post it o una nota en un sitio visible que te recuerde todos los días que debes tener “foco laser”.

Solo tú eres responsable de los resultados que obtienes en la vida; haz lo necesario para alcanzar todo aquello que te propongas.

—–

Recibe gratis tu guía de Poder Personal ingresando tus datos en mi página principal www.laudysarli.com y además recibirás notificaciones de mis posts

 

Powered by themekiller.com